19 de may. de 2008

Fotógrafa Voyeur

Nunca tuve una experiencia así…. Siempre una historia es fascinante cuando suele ser nueva, y realmente en mi vida aquella vez fue todo nuevo, algo difícil de repetir, en el momento y lugar indicado, todo fue un acuerdo para disfrutar entre nosotros…
Un sábado, de aquellos donde tienes ansias de salir a bailar, quedamos con una amiga del edificio para salir. Para entonces ya habíamos coordinado, yo bajaría a buscarla como a las 10 de la noche y nos escaparíamos a ver ‘que pasaba’ en la noche.
Aquel día, como toda chica coqueta, decidí vestirme atrevidamente en una salida de dos chicas solteras: una minifalda de tela (siempre me encanta vestir en minifalda), con unos tacos suficientemente altos para mostrar mis piernas largas y un polito bien escotado y apretadito para intimidar a los chicos (y a mi también por si se me veía algo en un descuido). Pues como a las nueve ya andaba con la ropa lista y me preparaba para tomar un relajante baño de burbujas… y media hora después ya expresaba mi arte en el maquillaje perfecto mientras escuchaba alguna buena canción de Dido.
Así, ya siendo las diez, salía de mi departamento directo a la casa de Juliana, a solo un piso abajo, y en el recorrido ya sentía miradas tontitas que me observaban, pues, no les culpo, aunque no ando metida en el gym, mi cuerpo siempre mantuvo las cosas en su lugar: pantorrillas delicadas y bien formadas al igual que mis muslos, con un bien formadito ombliguito gustoso de sentir la brisa caribeña, con unas caderas y pompas bien erguidas de orgullo y pues mis pechos que son mis engreídas y bien cuidadas de siempre, con mi cabello suelto y coqueto y como les mencionaba, con el maquillaje perfecto….
Cuando toque la puerta del departamento de Ju escuche algunas voces algo serias, imaginaba que eran de su padre que seguramente había llegado, pero cuando me abrieron vi que era su hermano (un cuero) y me miraba como si nunca antes hubiera visto a una chica… hola Adri vaya que hoy andas sexy… hola chamo, esta Ju?, pues si ya la llamo… así a los segundos salio con un atuendo nada sexy que realmente me preocupo: oye Ju que paso?, iremos no?, digo algo ansiosa: lo siento amiga tengo que salir con mi hermano por una urgencia de momento, y así, sin mas reparos me dio un beso en la mejilla y avergonzada se metió sin darme mas explicaciones… ya andaba mal esa noche.
Al subir a mi cuarto, obviamente frustrada, mientras tiraba mi cartera al sofá me cruce con un gran espejo que tengo, entonces, con suma y curiosa esencia me mire, me observe atentamente y me dije a mi misma, porque esta niña linda debe quedarme en casa si igual quiero ir?, y terminando esa frase, así, sin mas, tome nuevamente mi cartera y con un cigarro en mano Salí a tomar un taxi a la disco.
La verdad es que no voy así nomás sola, digo, a fiestas de los amigos y uno que otro lugar, pero casi a discos no y en verdad no había pretexto para no hacerlo. Finalmente ya estaba en camino, dentro de un taxi, en una fresca y encantadora noche, aun con el cigarro en la mano y con cierto nerviosismo desconocido. Igual, luego de cinco minutos más y ya me encontraba en la puerta, dentro, fascinada y de alguna manera excitada por la sensación del atrevimiento no continuo, con ganas de experimentar algo nuevo esa noche.
Aunque varias veces algunas amigas me mencionaban las cosas que les pasaban cuando salían solas a rumbear, la sensación de experimentar lo prohibido me llamaba la atención, como si quisiera tener mi propia historia sensual para escribirla; y así fue. Pero curiosamente, luego de casi cuatro vasos de pisco sour, no logre conocer a ningún ‘príncipe de la noche’ ni nada por el estilo… ya llevaba como cuatro horas allí, bailando por momentos, conversando con chicos tontos y nada interesantes, aunque simpáticos pero sin duda nada atractivos en general. Tres chicos, solo bailando, tomando y escuchándolos como los reyes del mundo, algunos atrevidos y bobos de tanto mirar mis senos casi descubiertos y otros muy habladores, no encontraba a quien me hiciera sentir en confianza y así creí que mi noche no seria de las que tenia en mente. Aunque de los tres pretendientes de ese día recuerdo que solo uno de ellos ya estaba realmente a punto de besarme, y yo dejarme, pero pues el niño se enredo en una gresca que terminaron sacándolo de la rumba, lastima…
Así, una noche donde me esmere en ponerme sexy para atraer a quien me confíe en sus brazos y, pues, armar mi propia historia de una noche de travesura, resulto sin nada de esencia… entonces, sin mas esperar, decidí salir de la disco a tomar mi taxi rumbo a casa.
Debo reconocer que esa noche por cada vaso que tomaba mis fantasías rodaban y se acrecentaban en mi mente, imaginándome sentir las manos de alguien lindo tocándome con dulzura y sutileza mientras me besaba de a pocos, desnudándome y mordiéndome sutilmente; abierta fantasía que por momentos lo expresaba en mi modo de bailar y de reír o hasta de mirar… y eso fue mi error porque entendí que esos niños se encenderían antes del momento indicado y eso termino en alejarlos de mi interés.
Luego de unos minutos, caminando en dirección a la avenida, observaba como las parejas salían calienturentas, tocándose mutuamente, besándose frente a mí, mientras de rato en rato no faltaban piropos agradables como los inaceptables, igual sin respuesta mía ni menos merecimiento. Por mi parte solo algo frustrada, pensando en mi deseado plan y en mi mala suerte desencajada, desde que Ju me dejo sola sin avisarme a tiempo. Pero, ciertamente aún no terminaba la noche…
Siendo las tres de la mañana, justamente frente a la pista, un chico muy guapo se me acerco amablemente:
Hola guapa, te mire a la distancia y, bueno, podrías aceptarme una bebida?
Obviamente sorprendida no tuve más reparo en decirle que:
Bueno, vamos…
Y así, sin mas, cruzamos la pista donde justamente frente a nosotros había un bar.
Debo confesar que sinceramente me sorprendí porque el niño este no estaba nada mal, realmente simpático y, por lo que percibía, de un trato amable, alguien de quien fácil te enamora a primera vista, y ya lo había hecho. Pero mas me sorprendió el hecho de que tenia un olor muy fresco a esa hora, con una colonia muy rica y con su cabello húmedo, como recién salido de una ducha, pero ¿a esa hora?... además mientras pedía los tragos note una rara ansiedad en el, algo nervioso pero seguro, no lo se, me encantaba pero me intrigaba a la vez:
Perdóname si te haya sorprendido mi niña, pero pues en realidad vine a pedirte un favor, eres libre de responder lo que te parezca, pero sin duda te seria bastante agradecido si me ayudas en algo…
naturalmente me sentí intrigada en ese momento, algo nerviosa también, pues quizás de mi parte seria imposible no ‘ayudarlo’ a ese niño de lindos ojos verdes de mirada profunda, pero, ¿pedirme un favor?:
Bueno, pero, sabes, aun no se a quien le voy a ayudar?
Lo intrigaba con una sonrisa y un cruce sensual de piernas mientras miraba sutilmente mi escote y esperaba su respuesta:
Pues, vale mi niña y perdón por no presentarme, me llamo José, a tus ordenes y además espero no te estremezcas ni grites por lo que te pediré…
por dentro me decía ‘a este niño le ayudo en lo que sea’, imaginando coquetamente completar mi fantasía nocturna, la que creía haber tenido planeada, pero aun andaba intrigada:
Pues mira mi reina, seré directo y sin rodeos te parece?, mientras, bueno, esta bien
Respondía, complacida en el ultimo sorbo de mi trago numero siete... para entonces ya andaba conociendo al chico modelo, siempre sonriente, amable y lindo, pero, aunque no dejaba de mirarme sensualmente, en el camino anduve enterándome que el chico ya tenia novia.
Sinceramente cuando me dijo al inicio me desilusione un poco, pero mientras transcurrían los segundos comenzaba a mirarlo como una bella tentación a pecar. Pero cabe resaltar que en esa fantasía sensual del niño lindo estaba su celular, debido a que cada dos minutos lo revisaba y miraba sus mensajes nuevos, lo cual fue la pista de su noviazgo confirmado. Pero entonces, en su último sorbo, nuevamente sonriente me miro fija y atrevidamente (mirada que me estremeció y provoco) para así por fin decirme su esperada petición:
Bueno preciosa, ahora te digo; pues quizás nuevamente peque de atrevido y tonto, pero, sabes, a veces las parejas tenemos fantasías, digo, tu las has tenido no?,
Me preguntaba tan cerca de mí:
Pues si, claro, todas las parejas las tienen, digo como segura, pues, ya vez, entonces espero así logres entenderme… bueno, pues ahora mismo mi novia se encuentra en el hotel que se mira desde aquí, lo ves?, indicándome a mis espaldas giro a ver, mientras que al niño curiosamente lo pesco mirándome muy de cerquita mis tetas por el reflejo de la ventana:
A ya la vi, pero que hace allí ella?, no entiendo… lo miro con intriga:
Pues ella esta esperándome ahora, y la condición fue que hoy cumpliríamos una de nuestras fantasías…
Comencé a mirarlo sorprendida, pues, tenemos la fantasía de ser grabados y fotografiados haciendo el amor sabes…
Escuchándole atentamente comencé a entender el favor que me pedía,
y pues quería pedirte ese favor… espero no sea inoportuno, descuida, piénsalo, si se trata de dinero pues te pagamos y listo, nada…
Enmudecí. No sabia que decir, nunca me había imaginado en ese momento que esa seria su petición, aunque con cierta desconfianza, sin duda era lo más increíble que me habían pedido, y no entendía porque a mí:
Pues, es que te vi, sola y casi todos salen en grupo o en pareja y pues me es difícil a esta hora encontrar a alguien solo, digo…
aun sorprendida me gire hacia el hotel, mire impresionada, sin decir nada y sin saber certeramente que responder, pero debo reconocer que no fui directa en salir de allí porque mi mente se nublo y me causo inmensa curiosidad esa situación, porque hasta el simple hecho de pensar en espiarlos me era tentador, pero esto ya estaba dentro de todo. Era obvio que tendría que verlos desnudos a ambos, haciéndolo, me causaba mucha curiosidad, pero no podía ser tan directa:
Pero, José, no lo se, me daría mucha vergüenza… dije sinceramente:
Pues nada niña, descuida, además seremos nosotros quienes estemos desnudos frente a ti, deberíamos ser los avergonzados, pero, pues, es una fantasía y como te dije, si quieres te pagamos y si en todo caso lo crees pues, nada, no insistiré…
así, sin mas, el niño puso la cara muy tierna, fácil de convencer sin duda ni negarle nada, pero la situación me obligaba a pensarlo nuevamente, era algo mas intimo y quería escuchar mas:
No lo se linda, vamos, no será mucho, solo unos minutos y listo, te pagamos lo que gustes y pues nada, que dices,
Más atento y esperando mí respuesta me miraba con cierto grado de seducción que sentía por dentro:
Bueno José, entenderás que esta situación me es rara y difícil e aceptar, pero la verdad es que es una bonita fantasía y por momentos pienso que quisiera que también me ayuden en algunas… y, bueno, esta bien, te ayudare.
Sin más esperar me miró con una amplia sonrisa suya y me abrazo entusiasmado de mi respuesta:
Gracias linda!...
Pero por mi no hay problema, prefiero que no me paguen, esta bien?, dije mirándolo:
Pues, vale linda, veras que no será difícil.
Así fue que comenzó aquella singular travesía.
Ciertamente en cada paso dado me estremecía mas el momento de llegar allí; el solo hecho de imaginar a ese niño tan lindo encuerado completamente, con su apariencia de fortachón y simpático me ponía cada vez más nerviosa y friolenta. Parecía una situación algo irreal, aun no lo asimilaba y eso me agudizaba los nervios cada vez mas, mientras ya estábamos subiendo las gradas de ese lindo hotel de la travesura.
Unos minutos mas y el niño abría con su llave uno de los cuartos, mientras me tomaba de la mano y lo apretaba con dulzura…
Listo, ya vine con la niña, decía mientras se abría la puerta y aparecía un cuerpo echado en la cama, tapada con una sabana:
por fin hombre, ya me dormía… pero, vaya guapa asistente que conseguiste José, eso me sienta más agradable nuestra travesura, decía atenta mientras ‘ella’ comenzaba a deslizar su mirada en cada extremo de mi cuerpo:
Se llama Andrea y será nuestra asistente de honor… pues venga, vamos, cierra la puerta y comencemos de una vez, digo finalmente.
Para entonces yo había calmado ligeramente mi nerviosismo, que fue nuevamente bloqueado cuando de pronto, aquel cuerpo sentado y cubierto con la sabana se levanto sorpresivamente, desnuda y ciertamente muy bella, con un bonito cuerpo y con un par de senos mas grandes que los míos. Se me acercaba mientras yo estaba atónita parada cerca de la puerta y sin poder moverme por la situación, mientras ella se me acercaba desnuda y me miraba fijamente:
Vaya que si eres linda Andrea, deja tu cartera en la mesa y toma un poco de ese vino mientras nos alistamos te parece?,
Dijo tan segura, esta bien, entonces espero…
Pero, para mi sorpresa no había que esperar nada porque el hombre guapo del hermoso cuerpo y de la mirada encantadora ya estaba quitándose la última prenda que tenia; me estremecí y gire mi cabeza algo avergonzada de la situación:
jajaja, pues, vale niña, espero no sea la primera vez que ves a un chico desnudo no?,
Decía algo soberbia su novia:
No, no, es que, me sorprendió, es todo, y así gire lentamente para mirarlo a José, desnudo, ante la mirada atenta de su novia… y puedo afirmar con certeza que aquel niño de los lindos ojos verdes sin duda era hermoso… y obviamente el me miraba, algo excitado de mi impresión, con su bello cuerpo desnudo y su vientre completamente afeitado, lo suficiente como para mostrar un bello ejemplar de miembro masculino; me quede tonta. Lo curioso entonces fue que me olvide de mí y al mirarlo no me había percatado que mi falda se había subido hasta dejar de ver mi tanga negra que llevaba, situación que una sensual y picara sonrisa suya me aviso, que intente mejorar luego, mientras me percate que su novia, aun frente a mi al igual de depilada por completo, miraba mi escote con atención, algo que también me gustaba.
Luego de ese bochornoso comienzo tuve que ir al baño para tranquilizar mi nerviosismo, me moje el rostro, me mire y arregle mi cabello, para luego de unos instantes más y recordando mi labor de camarógrafa voyeur, Salí del baño directamente a la mesa y tomar la cámara.
Cuando llegue el se encontraba encima de ella, besándola tiernamente, acto que me gusto ver, la de dos cuerpos desnudos muy lindos besándose, pero no espere mas para concentrarme en mi trabajo de camarógrafa temporal. Sin duda un trabajo difícil, mas aun si te piden no hacer ruido para que los niños imaginasen un estado natural, como si fuera una espía de su erotismo una espía ‘forzada’, pero debo admitir que me sentía complacida y nuevamente nerviosa.
Unos minutos mas y el comenzaba a ser mas sensual aun, acariciaba su cuerpo con sensualidad y presión, algo que me pareció bello. Además, no podía despegarme del cuerpo de José, sin duda era un chico hermoso, fuerte, mientras ella no se quedaba atrás porque su piel canela estaba armónicamente afinado a su estilo, su cuerpo, tan llena de sensualidad oportuna, era una bella mujer. Entonces la sesión se ponía mas erótica: el comenzaba a comerse sus grandes senos mientras ella expresaba levemente un gemido de placer, cerrando los ojos y concentrando mas aun su estremecimiento que me envidiaba por ratos y que sin duda andaba disfrutando. Ella se estremecía poco a poco de placer, hasta que el niño bello comenzó a descender a su ombligo, terso, sensual, mientras sus manos no dejaban de tocar y apretar notoriamente sus pezones, situación que ya, y ciertamente sin imaginar las consecuencias, comenzaba a gustarme y ligeramente a excitarme más. Su boca resbalaba poco a poco de su cuerpo, descendiendo tan sutilmente que ella lo disfrutaba enserio, sin fingir, tocando sus hombros del fornido hombre que estaba frente a mi, desnudo y lindo, mientras el, descendía cada vez mas hasta acariciar su pubis completamente afeitado y estremecido por la danza que le estaba regalando José. El no perdía ninguna oportunidad del momento, tocaba sus muslos con fuerza erótica, para que luego calmase y acaricie sus senos nuevamente, hasta que, sin más esperar, vi como se acerco bruscamente su entrepierna y su boca apretaba increíblemente sus labios vaginales:
Uhmmm, expresaba la poseída, pero luego el efecto se tornaba contagioso sin imaginarlo, porque mi ilusión volaba y me aparecía debajo de el, como sintiendo lo que le hacia entonces sobre mi piel, también nerviosamente excitada. Pero la situación me era realmente excitante poco a poco, tuve que ‘aparentar’ limpiar mi polito para tocarme a propósito uno de mis senos, sin planearlo ni nada conciente por el momento.
Ella, disfrutaba cada vez mas el atrevimiento de los labios de su novio sobre su ser, mientras se mordía levemente sus labios y luego sorpresivamente mirarme a los ojos, como preguntándome si también yo lo estaba disfrutando... Mi respuesta era la timidez y una gran temerosa excitación en los ojos, creo que como chica no podía engañarla a ella, sabia lo que significaba mi mirada, tímida, nerviosa, admirada y sin duda excitada, era obvio; era una gran escena el cual estaba grabando y sinceramente no creí capaz sentir al solo mirarlos. En ese momento decidí llevar mi silla a la altura de la almohada y sentarme para enfocarlos mejor, algo que me llenaba de morbo porque era una visión privilegiada de el y ella.
Luego de esta ‘primera parte’ yo ya comenzaba a ponerme mas ansiosa, observándolos desde una posición preferencial a ambos, no podía evitar excitarme cada vez mas, pero eso se acentuó más aún cuando vi el miembro de José en toda su plenitud… que sensación mas morbosa la mía, mirando su paquete a su magnífica proporción mientras ella comenzaba a gemir mas acentuadamente, hasta que de repente el alzo su mirada y sus bellos ojos verdes hacia mi, observándome con lujuria y mutuo deseo mientras la lamía. Me era difícil de esconder mi ansiedad, era demasiado para mi y lo peor es que no podía evitarlo, eso me ponía más nerviosa aun.
Luego de unos minutos de una magnifica sesión de sexo oral el se levando colocándose de rodillas y de perfil sobre la cama (y nuevamente mirándole atónita su miembro), para que ella se coloque a la altura de hacerle la respectiva devolución de placeres. Ella apoyada de su codo descendió hasta estar frente a su polla y comenzó a comérsela sin reparo alguno: que antojo… mi ansiedad andaba en aumento por minuto transcurrido y sentía la necesidad de tocarme mas aún, hasta que el niño bello planto una dominante y sensual mirada sobre mi, recorriéndose así, como expresándome su deseo bien entendido… mis nervios andaban cada vez mas acentuados a la par de mi excitación, no medí esa mezcla y fue cuando inconcientemente volví a tocarme uno de mis senos con fuerza, acción que fue seguida por los ojos de ese desnudo y deseado hombre, mientras su novia le hacia una mamada realmente morbosa; Pero cuando volví en mi ella se alistaba a colocarse de espaldas a la cama, para así quedarse de costado, como mirandome, esperando que su niño se pusiera detrás para hacerla el amor. Entonces, sin despegar su mirada de la mía, José, fue lentamente detrás, mientras ella tocaba sus senos y yo me mantenía inmóvil ante la situación. Entonces jale nuevamente mi silla a la altura de sus muslos y seguí filmando su angustiosa sesión.
Ya para entonces sentía una inmensa excitación sobre mi, solo imaginando que era mi delicado cuerpo quien estaba sobre la cama, siendo tocada por José, apunto de ser penetrada; nuevamente mi minifalda se subió al sentarme, percatándome de la misma luego que él comenzara a penetrarla lentamente a su afeitada vagina húmeda y su mano izquierda ayudara a la pierna de su novia a mantenerse al aire; decidí ‘hacerme a la distraída’, como entrando al morbo sutil, mientras no despegaba la mirada en ellos, aun casi estupida de la situación, pero cada vez mas excitada y mas decidida a tocar mis senos, mientras entonces, mis piernas comenzaban a templar.
aun no era nada: ella, mientras gemía mas excitada, comenzaba a mirarme mas ‘lujuriosamente’, mientras sus grandes senos se movían por cada golpe del vientre fuerte de José en cada morbosa penetración, algo que me estaba casi volviendo loca de excitación y que sin percatarme había provocado el tocarme mis muslos de rato en rato. Ella notaba eso y creo tanto entendió mi situación que en plena agitada faena tocó con una de sus manos mi rodilla para mirarme fijamente, ante el asecho de mi marcada excitación que sin duda me había embriagado bastante, para decirme así en ese momento: quítate la falda… la mire sorprendida, tanto como José, pero mi mente no tenia barreras en ese momento, a pesar que sus palabras de larga espera me dieron miedo al inicio, ante tal invitación; necesitaba sentirme mas libre, sin duda toda la escena estaba siendo demasiado fuerte para mí, no creí poder ser capaz de formar parte de tal seducción, tuve tanto miedo de mi respuesta, pero, así poder tocarme frente a ellos era parte de mi fantasía también, la que me era difícil expresar y mostrar, y no ahogar mi placer, pues era lo que mas deseaba en esos momentos.
Entonces, luego de un largo silencio y expresiva timidez y nerviosismo en mi mirada ante inmensa invitación, coloque lentamente la cámara encima de la cama, luego temblorosa comencé a deslizar la diminuta falda de tela que llevaba puesto y la deje en el piso, donde ya más ‘cómoda’ y muerta de miedo morboso me senté y puse tímidamente con confianza mi mano sobre mi vientre.
No había duda que el ambiente me había poseído, no lograba entrar en razón, estaba a las órdenes de ellos y no había duda que lo estaba disfrutando al máximo y sin pensarlo.
Ya mas en confianza ellos siguieron disfrutando de su ‘fantasía’ mientras yo por momentos me tocaba sutilmente sobre el vello pubico. Ella se percato del momento donde me encontraba y deslizo su mano sobre mis rodillas, llegando hasta mis muslos con cierto sufrimiento, debido a su encendida y placentera sesión erótica; me acariciaba como sabiendo que quería mientras me miraba con lujuria, pista que me hizo entender su perfil bisexual mas que hetero.
Así, José comenzó a ‘golpear’ mas sus nalgas con su vientre, acentuándose sus gemidos casi frente a mi, mientras el me miraba a los ojos con notoria dominación del momento, y era ante sus ojos que lograba convertirme en una presa mas vulnerable aun; su mirada fija y lujuriosa del momento lograba provocar en mí el tocarme con mas excitación y esmero mis senos, apretándolos algo pasmada, mientras ella me miraba complacida de la situación y agradecida por mi presencia.
Luego de unos minutos y de una excitación algo mas incontrolable, ellos ya estaban apunto de cambiar de posición, hasta que ella, sin reparo alguno, se levanto de la cama y se acerco decididamente a mi, mientras yo, con mi entrecortada respiración de deseo, solo atine a mirarla asustada; tomo la cámara que tenia en mi mano, la coloco en un soporte apuntando a la cama y cuando volvió a acercarme a mi por detrás, me levanto de la silla y frente al cuerpo de José me dijo al oído: ahora te toca a tí… y sin mas esperar comenzó a besar mi espalda mientras yo cerraba estremecidamente los ojos para luego abrirlas y mirar al chico desnudo frente a mi.
Solo atine a respirar agitadamente, cuando sentí que los labios de ella iban bajando poco a poco por mi cuerpo, haciendo un camino húmedo, justamente hasta que sentí como mi tanga comenzaba a deslizarse lentamente por mis piernas; mientras tanto el miraba con lujuria al escena lesbica del momento. Observaba mientras como se tocaba su bello miembro y se masturbaba ligeramente, algo que me excitaba más aún, tan concentrada a el que perdí por un instante la noción del momento, hasta que sentí nuevamente aquel labio femenino en mi espalda mientras sus manos subían mi escotado polito y me desnudaban cada vez mas de la ultima prenda que llevaba puesta; y así, unos instantes mas, mis senos rebotaban al sentir que ya no estaban cubiertas, mientras la ultima tela se deslizaba por mis brazos, hasta quedar completamente desnuda frente a el y a ella.
Tan sensible al tacto en mi cuerpo, ella me llevaba a la cama para tirarme boca arriba tomándome de la cintura y con maestra lentitud, mientras José admiraba notoriamente excitado mi desnudez tanto como yo; cada movimiento mío, tan libidinoso y sublime, que al echarme junto a el, mi mente esperaba de sus pensamientos sencillamente algo mejor, como fue al final. Ella se puso de rodillas desde su posición para besarme con el mas puro erotismo mis senos, provocándome un extenso gemido y estremecimiento de placer inesperado… y solo atinando a cerrar mis ojos para disfrutar mi singular sesión lesbica, tan estremecedora y excitante, el cual andaba descubriendo cada vez más, mientras José, sin percatarme obviamente por mi excitada concentración, aprovecho la situación para ver plenamente mi entrepierna entrecortada y para así comenzarla a lamer con divina fuerza mi humedicima vagina:
haaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!....
Exprese con gran placer, y tan excitada me encontraba entonces que al momento tuve el orgasmo mas excitante y corto de mi vida… cuando me percate que ya había mojado la cara del autor. Realmente no me la esperaba, pero aun disfrutaba de ella, besando y mordiendo mis senos con ansiedad, mientras el lamía con admirable conocimiento toda mi húmeda vagina.
Por momentos admiraba la situación donde me encontraba, algo que ni en el más minúsculo momento de mi vida creí conseguir, algo que sin duda terminaba siendo la increíble historia de una niña curiosa de las cosas nuevas y sorprendida hasta en el recuerdo mas extremo de mi vida.
Así, en un momento mas de este ansioso placer, el me tomo de la cintura y me levanto de la cama hasta voltearme en ‘cuatro patas’. Entendí su objetivo el cual obedecí con el mayor placer del mundo, estaba agradecida y tímidamente silenciosa, al saber que era él quien me tocaba como imagine fantasiosamente unos minutos antes y, pues, disfrutando tanto como yo…
Ya en ‘cuatro’ entendí que era un nuevo juego de ‘a tres’. Ella se recostaba en la cama frente a mí con las piernas ansiosamente abiertas y con la mirada notoriamente pérdida al igual que yo, mientras José se acomodaba detrás de mí ser. Sentía claramente sus manos tomando mis nalgas, como acomodándose con suma sutileza, cuando de repente lo que en mi mente rondaba e imaginaba iba transformándose en finas palabras:
Comete mi humedad linda…
Me dijo la chica desnuda de al frente. Quizás fue allí que entendí claramente que no era tan heterosexual: con ciertas ‘admiraciones tímidas’ a las chicas que solía tener, si no mas bien era mas que solo el hecho de mirarlas… en ese momento ya no existían trabas ni nada y era además el momento como para aprovechar y asegurarme de lo que en realidad era. Así, no dude más y acerque mi nublada mente y rostro a su humedad…
Uhmmmmm!!!!....
Gemía en el primer beso tímido que le daba... Algo sin duda indescriptible, porque, no solo era una parte íntima y agradable de una niña realmente bonita, sino además era un olor que lograba excitarme más aún, fuera del montículo de placer que aun recibía del lugar. Toda la sensación se torno en lo más excitante que había vivido, hasta que, de repente en mi momento curioso de concentración, siento como una lengua recorre tan desafiante a mi carnosidad en mi posición de cuatro:
uhmmmm!.... expreso un gemido. Andaba sonámbula de tanto placer que expresaban y del que recibía, una sensación sin igual que era complementada mutuamente, mientras aquella niña de quien disfrutaba su humedad comenzaba a tocar sus grandes senos tan firmes a la gravedad y perfectos fuera de todo. Aquella visión realmente me pareció excitante y rica después de todo, cada vez mas entendía el detalle de admirar la desnudez femenina desde el punto de vista erótico y casi masculino. Mientras tanto, aquel hermoso chico me daba una digna sesión de sexo oral mientras sentía como uno de sus manos se ocupada de masajear mis nalgas tanto como ‘juguetear’ con mi excitado agujero. Sus dedos giraban alrededor y me penetraban de a pocos, como complementando el placer que su lengua me daba al chupar con sutiles mordiscos a mi parte mas intima de mi vagina. Sinceramente me fue imposible olvidar tanto placer, como si se tratase de una reciente travesura, tan real en mi mente y en mis deseos, tan ansiosa en cada recuerdo…
Volviendo a mi placentera sesión, mientras seguía descubriendo la intimidad de aquella vagina, de aquella hermosa chica que me estaba excitando sin freno alguno, la lengua angustiosa de aquel hermoso chico fornido me estaba ahogando de mis gemidos humedecidos, la sensación de ese momento cada vez mas se fue extendiendo, hasta que de repente, en un acto que agradecí mucho, la novia del niño se giro, como buscando un singular 69 lesbico, colocándose además casi al frente de José, quitándose mi humedad y extasiándome mas aun, pero que, de repente, sin esperar mas, aquel chico fornido de mis fantasías mas atrevidas del día, dejo de lamer mi entrepierna en esa posición, para así, sentir como me tomaba de la cintura, mientras oía levemente como su novia le decía con una voz entrecortada, penétrala mi amor… convirtiéndose así en la mas ansiosa melodía del placer. Para entonces no me hizo esperar tanto, al igual que nunca sentí las dudas de José, para así, complaciéndome con su adorable sutileza de jugar con su glande y mis labios mayores (como esperando de mí que le rogara ‘me penetrara de una vez’), acto que estaba a punto de sentir, debido a lo loca que me estaba poniendo de tan hermoso atrevimiento… hasta que sin mas esperar, siento como esa deliciosa carnosidad comienza a penetrarme con fuerza:
Haaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa…..
Exprese el dolor mas rico que una chica puede sentir. Sentí claramente el calor de su miembro dentro de mi ser, algo que me gusto tanto, un placer indescriptible que me estaba dando aquel chico lindo.
Uhmmm, haaaaaaa, haaaaaa… repetía armónicamente, tan excitada del placer que estaba recibiendo, mientras miraba debajo que unas piernas femeninas estaban unidas por una húmeda carnosidad y que me invito a tocar casi instantáneamente con mis labios…
uhmmm, rico…
Mencionaba la chica de los grandes senos, en cada golpe que sentía de su penetración salvaje, tan fuerte a mí, tan profunda y complacida me encontraba:
Uhmmm, me encanta… haaa, haaaaa…
Repetía más, confiada del momento y lugar, atenta a cada movimiento y concentrada en sentir cada vez más…
Me encanta…. Uhmmm, sigue… repetía ansiosa, no podía creer lo que me estaba pasando en ese momento, mientras la niña tocaba mi parte, como abriendo más mis labios vaginales, seguramente esperando escuchar más acentuada mis gemidos de placer. Esa noche estaba disfrutando de mi inesperada e inimaginable ‘ayuda’.
Cabe recordar que hubo momentos donde tenia tanto miedo de lo que sentía que pensaba salir sin mas de allí e irme al departamento a descansar, seguramente asustada, quizás también excitada de la escena tan erótica que podría imaginar de ambos… pero curiosamente, evitando extender mis miedos, decidí sin mas en quedarme y mirarlos, observar su placer, algo que sabia que me excitaría, algo que me daba muchísima curiosidad y morbo en cualquier momento, creo por eso decidí sin mas en quedarme y ‘observarlos’… pero, pues, jamás imagine que estaría donde me encontraba, desnuda ante dos personas extrañas, desnudas tanto como mi ser, tan bellos cuerpos, tan hermoso chico de los ojos lindos, que se había convertido en mi chico de las fantasías sensuales, para luego ser mi fantasía erótica, donde entonces ya era parte de su ritual y del placer que me estaba dando increíblemente… mientras que, además, experimentaba una sensación increíblemente incalculada: el hecho de haberla visto desnuda a su niña me había generado un morbo del que desconocía, de aquella excitación que jamás creí sentir, digo enserio, ya que a pesar de haber ‘jugado’ a los besos con algunas amigas y a pesar de haberme sentido algo ‘vulnerable’ ante un beso femenino, jamás creí que podría sentir deseo ante ninguna mujer, cosa que en ese momento descubrí con la mas absoluta plenitud, realmente inesperada situación, porque no dudaba que realmente . estaba disfrutando de el hecho de mirarla, luego tocarla y sentir sus manos sobre mi y hasta finalmente sentir su increíble humedad vaginal, algo que realmente me sorprendió muchísimo y hasta ahora lo sigue haciendo…
Su hermoso miembro viril me estaba penetrando increíblemente, no sentía tregua alguna del placer que estaba recibiendo, me sentía tan vulnerable, tan excitada en ese momento, mientras con singular sutileza sentía que mis senos estaban siendo masajeados por aquella chica desnuda exorcizada de placer, semejante al mío.
Luego de unos minutos mas, el sudor de mi cuerpo se hacia sentir, sentía como sus manos resbalaban ligeramente de mi cintura, lo suficiente como para sentir como me apretaba cada vez mas, con sutileza pero mas con fuerza dominante, algo que me hacia sentir mas mujer aun, algo que me llenaba de todas las energías del placer.
En unos segundo despues sentí que se detuvo repentinamente, algo que me dejo ansiosa, sutilmente tímida, pero sin mas desesperada de saber que se venia. El descendió por unos segundos para darme un profundo beso en mis nalgas, como agradeciéndome de estar allí, algo muy encantador luego de un fuerte erotismo… pero luego observe que el se hecho a mi lado, boca abajo, mostrándome ese hermoso miembro que me estaba dando mucho placer. Entonces, antes de esperarlo, el morbo me tomo nuevamente; mientras ella aprovechaba para lamer mis partes en su posición, yo mire fijamente a José y con una traviesa y atrevida sonrisa lo mire y inmediatamente a su miembro… decidí agradecerle el favor, comiéndome ese hermoso pene húmedo del cual era poseedor…
Sinceramente, ahora que lo analizo, sin duda fue atrevido de mi parte. Recuerdo como metí todo su miembro a mi boca, sintiendo claramente mi humedad mezclada de placer. Sin duda algo estremecedor, muy dedicado a el y a su expresión, donde, fui correspondida por un suspiro varonil; el chico perfecto gemía levemente, me encantaba la expresión, mientras ella observaba algo pasmada, notoriamente celosa, claramente perturbada, fue por eso que solo fue unos segundos de agradecimiento, hasta que luego de volverlo a mirar esperando sus ordenes, miro mis senos y mi recortado bello pubico, hasta que escuche pronunciar levemente:
Ven a mi muñeca…
Sensual. Algo que obedecí sin dudar mas, mientras ella se sorprendía de la orden, algo que aparentaba marginarla, pero que luego fue recuperando posición.
Cuando me monte sobre el, sentí como sus labios atendían y lamían morbosamente mis senos, estremeciéndome instantáneamente, mientras siento que ella toca mis nalgas y juguetea con mi agujerito. Seguidamente me miro a los ojos el niño, se acerco fijamente para luego decirme:
Prefiero que te montes al revés… para así obedecer sin más.
Entonces me encontré frente a su mujer, robándome un caliente beso mientras me colocaba sobre el, logrando morder fuertemente mis labios como diciéndome ‘es mío eh!’, situación que me intimido, pero que no dejo que me colocase nuevamente.
Ya encima de el, penetrándome lentamente en esa posición, siento como toda su carnosidad perfora mis paredes vaginales provocando un nuevo sentimiento de placer. El, me toma de la cintura y sutilmente me exige que me eche ligeramente sobre su pecho, su fornido y duro pecho, lo suficiente como para dejarla ver la escena de la penetración a la chica de los grandes senos, pero era obvio además que ella no se quedaría de espectadora entonces. Mientras el me tomaba de la cintura, moviéndome de arriba hacia abajo en busca de la penetración adecuada, ella se echo, colocando su rostro frente a nuestras partes intimas, para comenzar a lamer entre la intersección sexual que estaban frente a ella. Sin duda disfrutaba ver a su novio penetrando a otra, algo que agradecía con todo mi corazón sin duda, además de complementar la lujuria extrema de ese momento, registrada al milímetro ante la cámara de video, de aquella escena voyeur que nos convertía en cómplices a todos los actores.
Sentí nuevamente como el hermoso chico me penetraba con fuerza, provocando un sonido de mis nalgas sobre su vientre, mientras su chica se preocupaba en mantenernos lubricados… y solo fue cuestión de minutos para sentir que José este apunto de correrse dentro de mí:
haaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa….
Dijo, cuando bruscamente su novia saco su miembro de mi interior, para luego tragarse todo su miembro frente a mí…
Finalmente, mientras sentía como el acariciaba fuertemente mis senos, me gire para besarlo profundamente, agradeciéndole por todo lo sucedido, hasta que, luego, me acerque a ella y la bese esperando sentir algo de el que también deseaba en mi…

Esa noche, ella se quedo dormida, había bebido mucho antes del encuentro y fue por eso que ella, hasta el final desnuda en cama, fue cómplice silenciosa de una nueva penetración en la madrugada… termine complacida de darle todo de mi, de la sesión excitante que nunca imagine, de sus profundas penetraciones que recibí aquella noche, de su miembro y del sabor que finalmente dejo en mis labios vaginales de su experimentada lengua.
Finalmente me fui, con previa cita a solas… ya se enterarán.

26 de ene. de 2008

La Lujuria de Mi Deseo

Alguna vez tuve el impuro descaro de embriagarme por culpa del deseo...

Solo mi cuerpo lo necesitaba. Quizás ese fue el argumento preciso para que aquella persona abusára de mis soledad y de mi amor que aún se sostenia... hasta el momento no entiendo lo que paso.

Era una noche y fue él quien me invito a salir a bailar por algún lugar de por ahí. Nuestro encuentro fue demasiado austero y quizás tímido.

Solo hablamos demasiado poco como para pensar que el fuego se prendería a poco y progresivamente. Era de aquellas noches en donde no piensas volver porque sabrás que algo pasara...

En esta agenda me llamare Natasha. Una chica delgada, de piel bronceada y delineadas curvas 93-61-91 (eso es lo que solía decirme). Mi cabello largo lacio y de ojos grandes. Aunque en ciertos momentos me siento un desastre, la mayoría de veces recibo halagos masculinos pro mi cuerpo y uno que otro estupido que sea grosero. Hubo un par de oportunidades que me tomaron por sorpresa en la calle ofreciéndome trabajo como modelo, pero tuve miedo y aun lo tengo.

Entonces a su llegada y debido a mis ansias de volver a ser su novia y vivir aquellos momentos tan lindos que generábamos, decidí vestirme como a el tanto le encantaba. Para entonces, mientras me duchaba, recordaba lo tonto que se veía cada vez que me colocaba aquella faldita blanca, algo traslucida y pequeña pero muy bonita y sobre todo porque me gustaba como me quedaba. Recuerdo lo loco que se ponía cada vez que me veía así y de los momentos que disfrutaba al tomarme fotos con aquella diminuta prenda puesta. Pero además decidí llevar algo que le provocara más y que le haga sentir el debido arrepentimiento por haber terminado conmigo y dejarme por otra tipa; decidí ponerme aquel polito escotado con espalda desnuda que tanto le gustaba, sin duda sabia como le impresionaría ese día, debía sentir arrepentimiento en su mirada hasta que luego de todo sepa claramente la chica que posiblemente le estaba dando su ultima oportunidad. Además, pretendientes no me faltaban, solo tenia en mente en esa posibilidad y si no se daba pues detrás hay otros tantos.

A su llegada, escuche que mi hermano le decía que me esperara y que ya salía, solo me reía imaginando como me miraría luego de tanto tiempo sin verlo y agregado a su mirada que tanto me gustaba pero que por momentos me hacia odiarlo.

Aun con la toalla puesta, me peinaba frente al espejo, me colocaba un sencillo pero lindo collar y antes de vestirme me mire en cuerpo entero con mi piel aun húmeda y mirándome fijamente me decía “ahora me toca manejarlo”…

Como sabia que mi faldita daba a conocer sutilmente el tipo de tanga que llevara, me dispuse a ponerme una negrita tipo hilo dental, pero con un pequeñisimo triangulo detrás de la colita, para mostrar su presencia, y con el triangulo delantero más sensual y atrevido. Adoraba esa tanga. Y finalmente unos tacones altos para mirarlo de muy arriba a aquel pequeño muchacho que, a pesar de encantarme su cuerpo, ya creía que dejaba de dominarme.

Ya como a media noche estuvimos dando vueltas por varias discos para ver si, como un buen pretexto, nos animábamos a quedarnos en alguno, pero nunca fue así, la tentación de sentir el placer relativamente prolongado de la embriaguez me sedujo más que ir a vacilarme de la vida... y fue así, “casualmente”, encontramos un bar para nuestro motivo. Entramos al lugar, otras tantas miradas que un poco más y me desnudaban de lo poco que llevaba, pero sin mas interesarme eso, ya que mi objetivo aun estaba latente aquella noche.

Su mirada me expresaba una falsa sinceridad de un 'te cuidare' a mi persona. Mientras ya sentados los vasos de vodka iban y venían, las palabras fluían de el y solo entonces atinaba a escucharlo. La bebida nunca se calentaba como para rechazarla y mi idea de pensar en que nunca mas me aferraria a el se estaba disolviendo con el licor. Sus palabras con el correr del tiempo iban tomando un tono tan agradable y familiar que lograba estremecer poco a poco mis sentidos. En el cuarto vaso de vodka el se dio cuenta que mi cuerpo y mi rostro ya no estaban bloqueándolo.

Aproveche un momento en donde se levanto, a no se donde, para ir al baño y mirarme al espejo, pero ese corto tramo me hizo sentir que necesitaba mas que mis dos piernas y mi incomoda minifalda a la cadera para poder caminar libremente.

La inmensa perturbación y la sensible ansiedad que se generaba cuando tienes algo de alcohol en las venas te hace perder tu remarcado 'no lo haré' que tuve entonces al inicio...

Al salir del baño algo mojada y pensativa me senté a su lado ligeramente para no aparentar la embriaguez que hace rato se me notaba. Pero el con su admirable estilo para seducir me hizo tomar otro vaso mas mientras en una inesperada acción escuche aquella canción que marco el hito de amor entre nosotros. Entonces me levante a bailar con el en aquel lugar sin importar que nadie lo hacia.

No imagine que me sorprendería cuando comencé a escuchar la melodía que me inspiraba deseo y que injustamente el lo sabia... y eso genero que de una manera inesperada me deje besar con gran intensidad y pasión. Ya comenzaba a tener miedo de perder aquella batalla.

Entiendo en mí que esa mezcla fue fatal y solo agregarle la incertidumbre de tener la posibilidad de que fuera como en algún momento fue me perturbo mis sentidos y dejo que me tocara los labios como lo hacia entonces... El tramo fue áspero para mi, mis planes se alejaban cada vez mas y mas, mi miedo a sentir el profundo amor que tenia hacia él se estaba apoderando de mi, claramente provocado por todo el momento que era incapaz, nuevamente, de detener.

Entonces, mientras aquella melodía complementaba el placer de un beso prohibido, el baile era solo un argumento para tocarnos y juntarnos mutuamente. El me acariciaba sutilmente, como siempre supo hacerlo mi desnuda cintura en cada paso. A el siempre le encanto que usara politos muy cortos y esa noche vestía mi recortado polito negro con un escote que era digno de perturbar a cualquier ser humano, y que él se digno y sintió entonces orgulloso de serlo. Pero para complementar mas aun me atreví a usar aquella falda blanca muy corta que usualmente no me la ponía por ser muy provocativa, pero el deseo de sentir su tonta mirada, más que el de los demás, era lo que me estimuló a vestirme así.

Ya cuando acabo la canción decidimos mudamente sentarnos en nuestra mesa, pero esta vez me senté mas cerca a él. El puso su mano sobre mi muslo mientras llegaba otro maldito trago que me estaba matando. Esta vez ya mi cuerpo me estaba ganando y realmente si me sentía muy embriagada.

Quizás transcurrieron unos minutos, quizás mas, solo recuerdo que, ya fuera del bar y no se donde, él me abrazaba y me decía 'ya vamos' mientras yo solo atinaba a hacerle caso como una niña. Salimos de ese lugar y recuerdo que pasamos por un parque algo oscuro y el de rato en rato me abrazaba y me besaba aprovechando las circunstancias. Mi conciencia se había esfumado y consigo también mi pudor y mi muro que, según yo, bloqueaba cualquier intento impuro que venga de el… no se si será el hecho que lo sentía aun o sencillamente que mis sentidos expresaban demasiado placer por su cuidado.

En otro instante, recuerdo claramente que me encontraba sobre una cama, echada y algo perdida; era un cuarto de hotel y no sabia como había llegado hasta allí. Entonces decidí ir al baño mientras el, sin muestras de sueño ni mucho menos de embriaguez, se quedo sentado encima. De repente algo de conciencia recupere en la media hora que me encerré en el baño, esperando débilmente a que se quedase dormido para salir de allí, no se como ni con que estabilidad. Tenia miedo, pero no porque me forzara a algo, si no mas bien porque pensaba que cualquier seducción suya no solo me convertiría en una presa débil, si no en el hecho de sentir prolongadamente la necesidad de aferrarme a lo imposible.

Cuando intentaba salir de allí, aun muy embriagada, lo observe aun sentado en la cama, sin zapatos esperando me echara a su lado. No me quedaba otra con mi estado, pero mientras que en solo dos segundos sentí dormirme, el ya estaba encima mió besándome deliciosamente el cuello y de tal manera que mi excitación alcanzaba magnitudes inverosímiles.

El placer de solo sentir su cuerpo en mi y sus manos tocándome la espalda me redujo fácilmente a ser suya esa noche. En un instante me encontraba solo con mi tanguita y mi polito, que era en práctica nada ya que no llevaba sujetador. En el momento que volví a 'estar conciente' mis hormonas ya no lo estaban y solo deseaba que este dentro de mi y me tomara como el quisiera y yo lo deseara. Entonces me di cuenta que el ya me deslizaba sutilmente mi tanguita por mis tobillos, dejándome completamente desnuda y excitada. El, con su fiel estilo candente y de un buen amante, abrió mis pierdas y en un abrir y cerrar de ojos sus labios ya hacían sobre mi clítoris.

haaaaaaaa!!!!...

Era el placer mas intenso que había sentido en mi vida... su lengua me estaba haciendo el amor y yo estaba explotando del mas profundo placer que él me tenia acostumbrada. Su lengua dibujaba perfectamente las líneas del deseo más perturbador e impuro, sus manos subían poco a poco luego de darse cuenta que mi oposición se había convertido en deseo, mientras que en otro instante más sus manos se encontraban sobre mis senos tomándolos con un placentero masaje.

Ya mi mente se encontraba disfrutando del máximo placer al cual era mi solicitud entonces y fue cuando llegue a mi primer orgasmo de la noche. Lo hice sobre el y me encanto hacerlo, pero eso solo era el comienzo para el y para mi también.

Ya estando dominada y débil sobre la cama, completamente desnuda, sus labios subían poco a poco peinando con la humedad de su lengua mi recortado bello pubico y acariciando groseramente mi ombligo. Yo comenzaba de nuevo.

Nuevamente el tiempo era un desconocido para mí en la noche, pero la embriaguez tenía un delicioso matiz que aun duraba y más. Sus labios daban dulces mordiscos a mis pezones, mientras mis gemidos se apoderaban de la habitación.

El no dudo en darme el placer de tenerlo dentro y fue cuando la rudeza de su primera penetración me hiciera gemir en ese preciso instante con más fuerza aun. Ya lo tenía conmigo.

Sus movimientos eran exactos para mis necesidades, mientras que sus manos tocaban mis tobillos para levantar más aun mis piernas y mientras yo me torcía sobre la cama. Eso generaba en mí una gran excitación al momento de penetrarme.

haaaaaaaaay dios, haaaaaay dios !!....

Era mi mas pura expresión mientras el me hacia suya esa noche. El placer de ser poseída de esa manera me estaba seduciendo a volverme adicta al placer mas profundo que me generaba entonces.

haaaayy amor, sigue...

Era lo que decía con mucha ansia y mientras de rato en rato el deslizaba sus manos sobre mis senos que ya hacían agradecidos por el placer que me daba. Luego el se hecho para colocarme encima suyo y cabalgarlo. Ahora me tocaba a mí complacerlo y no pensaba defraudarlo...

Fue entonces que me puse encima para moverme como a él le encantaba, y fue al rato que mi segundo orgasmo se vino con fuerza...

haaaaaaaaaaaaa!!!...

Increíble. No había más que decir, pero mi placer desbordaba al máximo. Me recosté sobre el, pero al parecer el no me perdono ni me dejo recuperar mi agitación y me tiro nuevamente a la cama para dejarme boca arriba nuevamente. Y fue allí que pude observar un detalle: La puerta de nuestra habitación se encontraba abierta!!!!!... y fuera del cuarto a una cierta distancia estaba una pareja que justamente nos observaban admirados de nuestra lujuria. No sabia cuanto tiempo llevaban observándonos, ni menos cuanto tiempo la puerta estaba abierta y fue cuando le dije:

- La puerta esta abierta!
- y?... que importa, échate y abre las piernas!.

Obviamente admirada lo vi pero cuando me miro seriamente decidí hacerle caso y echarme.
Debo reconocer que ese detalle, a pesar de asustarme al inicio, me dio un creciente morbo y excitación. El hecho de hacerlo cuando nos observaban me excitaba progresivamente, a si es que decidí 'mostrarme a mi publico'...

En ese rato el abrió mis piernas (mientras ellos tenían un completo espectáculo de mi entrepierna) para volver a lamer muy deliciosamente mi clítoris...

haaaaaaaaay amorrrr!!!!...

Fue la respuesta instantánea que sentí por el placer que me seguía dando. Ya sentía su sudor y el mió revueltos como nuestros placeres, y solo sentía que una vez mas mi cuerpo estaba a cien de placer.

El besaba mi clítoris como nunca nadie me lo había hecho y eso provocaba mis más temblorosos gemidos que dejaban boquiabiertos a nuestro público mixto. Me encantaba entonces el hecho de expresar naturalmente el placer que sentía entonces y que por momentos me miraba como una actriz de películas para adultos. Sabía que las ya cuatro personas que nos observaban nunca olvidarían lo que verían aquella lujuriosa noche...

Ya una vez mas llena de placer el se puso nuevamente encima mío, penetrándome con mucha fuerza. Esto provocaba una vez mas mis agitados gemidos perdiendo la noción del tiempo y del espacio. El me estaba tocando los senos frenéticamente y más aun me excitaba... Cada vez sus penetraciones fueron más fuertes y fuertes. Yo ya no podía mas y me preparaba a llegar junto a el nuestro orgasmo:

hhhaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!!...

Grite con fuerza mientras el sacaba su miembro para colocármelo rápidamente en la boca y tragarme todo su interior....

haaaaaaaaaa que rico...

Sentir su calor, bordeando todo mi rostro y mi boca y además todo el placer que me había dado hasta allí me hizo hacerle una merecida mamada frente a todos y limpiar el arma que había provocado mis mejores momentos esa noche... nunca había tenido tanto placer en mi vida. Aquella combinación de sus roces, seducción y voyeurismo fue realmente increíble. Mi cuerpo temblaba de placer, completamente sudada y pasmada de lujuria, morbosamente ebria de placer, sin mas poder expresar lo que fue una de las salidas mas increíbles que tuve en mi corta experiencia sexual. Me sentí una ramera, entonces tan gustosa y cansada, fue increíble…

Después de unos minutos de esperar volver a nuestro mundo me sentí desmayada en la cama y descansaba. Los brazos y las piernas estiradas y abiertas mientras el se dirigía al baño. Mi mente estaba en esa noche, pero mi cuerpo estaba más cansado que nunca, así que en el momento menos pensado me quede dormida...


Lo que paso al día siguiente es otra historia, ya habrá momento para contarles…

Espero hayan sentido mi historia, si les gusto avísenme y espero que sea pronto. Besos a mis lectores en general.